Planificar o Panificar…

Este pasado fin de semana, mientras repasaba artículos pendientes de leer, me encontré con un auténtico aluvión de artículos en el blog de mi amigo Mariano Hernán [a.k.a. el Tarantino de Cartuja]. Entre ellos uno dedicado a Alberto Ortiz de Zárate donde queda de manifiesto la actitud vital de este bilbulense como miembro de la administración, con una visión de la misma que encaja perfectamente con las demandas de transparencia y apertura que reclama una sociedad en red.

En dicho artículo se incluye la presentación que @alorza utilizó en el Thinking Party! organizado por la Fundación Telefónica el pasado verano, y que parte de la historia de nuestros antepasados cazadores de mamuts para cuestionar nuestro actual modelo de organización. El título de este artículo procede de una conversación entre Mariano y Alberto, cuando este le decía al primero:

Panificar o planificar, Mariano, tu eliges como comerte el mamut lanudo…

Son numerosas las ideas fuerza que aparecen a lo largo de la presentación, algunas de las que más me han llamado la atención son:

– Si te comprometes a algo que es imposible, sigue siendo imposible aún después de tu compromiso

– Una estimación exacta es un contrasentido en los términos

– Si siempre haces lo que siempre has hecho, casi siempre conseguirás lo que siempre has conseguido

– Interacción entre personas por delante de procesos y herramientas

– Productos que funcionan por delante de documentación extensiva

– Responder al cambio por delante de seguir el plan

En general, la presentación de Alberto Ortiz de Zárate acerca de como debería funcionar una organización 2.0 se podría resumir en cuatro ideas:

  1. ACCIÓN frente a PLANIFICACIÓN
  2. LIBERTAD frente a ORGANIZACIÓN
  3. CONFIANZA frente a CONTROL
  4. RED frente a JERARQUÍA

¿Cómo de lejos está tu organización respecto a esta situación ideal?, y da igual si es una administración pública, una empresa privada, una escuela, una asociación,…

imagen | @alorza y @marianoh en el Café de Ideas de Abla con Maite Martínez Lao, la Comisión Gestora, Carlos Gurpegui,…

6 comentarios

  1. Bienvenido a la horda de cazadores de mamuts, David. Me alegro mucho de que estemos en sintonía.

    Por si te interesa, te dejo el link del post “mejor panificar que planificar

  2. Algunos intentamos estar en la linea de la transparencia y la apertura , los servicios públicos no “para la ciudadanía” si “de la ciudadanía” , a veces el camino es obtuso y la jerearquía obliga, pero siempre queda hueco si hay acción.Gracias por dedicar tiempo y compartir , es lo que mas ayuda a los “solitarios delcamino”

  3. Estoy de acuerdo en los dos últimos puntos, pero no tanto en los dos primeros, creo que no deben contraponerse. En mi opinión, para poder conseguir resultados de calidad hay que pararse a pensar un poco, planificar un poco, organizar un poco. Es como, por ejemplo, cuando quieres hacer una receta muy rica de pasta, entras en la cocina y actúas directamente ¿qué es lo primero que haces? poner a hervir el agua para hacer la pasta, pero no piensas que igual los condimentos tardan más en hacerse que la pasta y que ésta se quedará fría cuando hayas acabado de cocinar. Sería mejor pensar antes de actuar qué tienes que hacer y cómo lo vas a organizar.

    Con este ejemplo simplista me refiero que, muchas veces, y mucho más desde que intentamos integrar en nuestra vida laborar y profesional el universo 2.0, vemos una herramienta, un recurso o un contenido y directamente actuamos aplicándolo. Creo que sería mejor pensar antes para quién, por qué, cómo o cuándo.Eso ayudaría a que toda la información disponible estuviera mejor explicada, más orientada y fuera más sencillo aplicarla.

    Desde mi punto de vista actuar libremente !sí! pero con cabeza, sin dejar de lado la organización y la planificación.

    Abrazos!

  4. Ana, seguramente “frente a” no es la mejor expresión. La idea es “es más importante la acción que la planificación”, no que la planificación sea el enemigo.

  5. Exactamente eso es lo quería transmitir, estoy totalmente de acuerdo en que la acción tiene que ser más importante, lo de planificar para nada es, además, muy frustrante.

    Gracias!

  6. Creo que las ideas de Alberto engarzan perfectamente con otra cuestión en las organizaciones y es la que hace referencia a la retención del Talento. En el fondo, lo que deja entrever una planificación tan exhaustiva es una desconfianza en que cada uno hará lo que debe de hacer, y para el empleado de seguir el manual está muy bien, pero para el que quiere aportar sus propias ideas e iniciativas a su trabajo, el que se atreve con pequeñas innovaciones (unas funcionarán y otras muchas no, pero lo importante es el camino) esa desconfianza de sus superiores encaja bastante mal con el discurso de retención del talento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: